traducció - translate - traducción

dimecres, 27 d’abril de 2016

MADRID NO SOLS ENS ROBA, ENS OFEGA I A SOBRE NO HO SABEM APROFITAR.

Estarem expectants en conèixer l'informe de la Sindicatura de Comptes al respecte. Per això, al haver-hi arguments de pes més que suficients, instem al Govern de les illes Balears a portar el cas al Tribunal Constitucional.
Aquí us traslladem un exhaustiu i detallat article publicat avui, 24 d'abril de 2016, al Diario de Mallorca:

Madrid solo ha pagado 359 millones de los 2.800 de las inversiones estatutarias

Alberto Magro Palma

Entre lo que el Gobierno central debe pero no paga y lo que el Govern de las islas recibe pero no aprovecha, a Balears se le han escapado más de 2.000 millones en inversiones estatutarias. Y eso que el Estado estaba obligado a hacerlas. Lo recuerda la Sindicatura de Comptes, órgano de fiscalización de las cuentas públicas que se convierte en la primera institución que se toma la molestia de revisar al céntimo cuánto ha pagado y cuánto debe el Gobierno central a través de unas inversiones comprometidas en letra de ley. Concretamente, las recoge la disposición transitoria novena del Estatut d’autonomia, ley orgánica sancionada por el Congreso, que explicita que el Estado debía enviar a Balears 2.800 millones entre los años 2008 y 2014. Pero no lo hizo. Ni por asomo. Lo constata en su informe la Sindicatura: “El Estado debería haber firmado convenios con la comunidad y Consells Insulares (o ejecutado directamente) por importe de 2.800 millones en el período 2008-2014. Pese a que esa es la cifra que figura en la parte expositiva de los diferentes convenios, la cantidad realmente amparada por convenios es de 859,5 millones de euros, y se transfirieron efectivamente a la comunidad fondos por valor de 359,7”.
El resto se fue al limbo. Y es mucho dinero. Suficiente como para pagar durante casi dos años la maquinaria pública más costosa y apreciada, la sanidad. Recapitulando: el Estado tenía que invertir 2.800 millones, pero a las islas han llegado 359 millones a través de convenios. ¿Qué pasó con los otros 2.500 millones? Una parte se ejecutó directamente desde el Gobierno central, pero se trata de una cifra mínima: Balears se ha pasado todo lo que va de siglo a la cola en inversiones estatales, tanto en la etapa del presidente Zapatero (PSOE) como en la de Rajoy (PP), el jefe de Gobierno que menos dinero ha dedicado a las islas.

Las islas castigadas

Este diario ha revisado todas las inversiones ejecutadas por el Gobierno central entre 2008 y 2014. Y según datos de la Intervención General del Estado, los gobiernos del PSOE y del PP completaron actuaciones en Balears por valor de 391 millones de euros. En ese mismo período, el conjunto de las autonomías recibían 50.945 millones de euros, con lo que de cada cien euros invertidos por los ministerios de Zapatero y Rajoy en las autonomías solo 76 céntimos acabaron en Balears. Menos del 1%. Muy lejos del 2,5% que le corresponde al peso de la economía balear en el conjunto de España. Y aún más lejos de las cifras que marcan las inversiones estatutarias: volviendo al reciente informe de la Sindicatura de Comptes de Balears, las islas habría dejado de recibir en apenas seis años 2.000 millones que les corresponden por ley.

El trabajo de la Sindicatura revela además el montante total de impagos por parte del Estado. Que es grueso. Aunque tenían que llegar 2.800 millones, solo hubo convenios con el Govern por valor de 859 millones. Y ni quiera eso llegó: de ese dinero, el Estado solo transfirió de verdad 359,7 millones. Pero las islas, en abril de 2015, cuando la sindicatura cerró el informe ahora publicado, seguían esperando 499,7 millones convenidos. Por si hubiera dudas, la Sindicatura ofrece el detalle de los 25 convenios firmados entre Govern balear y Gobierno estatal, de los que documenta su importe previsto, el ejecutado y el pendiente de pago. La mayor parte de los fondos comprometidos que no han llegado corresponden al tren que tenía que conectar Palma con Artà: se firmó en el año 2008, con Zapatero en la presidencia del Estado, se ejecutaron 57,5 millones, pero los 386,2 millones restantes incluidos en el compromiso nunca han aparecido. Algo similar sucede con 87,5 millones acordados en 2010 para “diversas actuaciones en infraestructuras”. De esa cifra, solo 37,5 millones acabaron entrando en las islas. Y se utilizaron en las obras previstas. Pero otros 50 se quedaron por el camino, y eso que el Govern puede justificar haberlos gastado en lo acordado, como recalca la Sindicatura de Comptes.

También fue duro el golpe a Platja de Palma: en 2009, el Gobierno Zapatero firmó un convenio de 83,5 millones de euros para actuaciones en la zona de la isla con mayor concentración de turistas. De esa cantidad, transfirieron 20 millones, pero de los 63,5 restantes aún no se ha visto un céntimo. Y no todo es culpa del Gobierno central. En ese convenio hay un hecho que describe a la perfección lo que está ocurriendo con las inversiones estaturas: no es solo que no llegue lo que corresponde, ni que luego se incumplan los convenios firmados porque no se paga todo lo comprometido, no, además de eso resulta que cuando el dinero llega los gestores políticos de la isla son incapaces de usarlo.

Es el caso de Platja de Palma: tenían que llegar 83 y aterrizaron 20, pero es que apenas se ejecutaron proyectos en la zona por 4,4 millones de euros. ¿Y los 15,6 millones restantes que sí llegaron? Pues utilizados por el segundo Govern del socialista Antich (2007-2011) para tapar agujeros. ¿Y los 63 millones que ni han llegado? Pues tirados por la borda por el Govern del PP de Bauzá (2011-2015), incapaz en cuatro años de generar obras y actuaciones con las que reclamar esos 63 millones pendientes y firmados.

“¿Madrid nos roba?” No solo eso...
Con lo que no es únicamente el cacareado “Madrid nos roba”: lo que no “roba” Madrid, como dice el eslogan victimista, lo desperdician los gestores de Balears. Hay varios ejemplos al respecto entre los 25 convenios firmados y analizados por los auditores de la Sindicatura de Comptes. En 2009, se firmó un convenio con el Estado por valor de 30 millones para actuaciones turísticas. ¿Qué pasó con el dinero? Pues que en la primavera de 2015 (seis años después) solo se habían ejecutado 17 millones de los 30 que llegaron, con lo que el acuerdo tuvo que ser prorrogado porque los gestores Balears no tuvieron tiempo en seis años de ejecutar 13 millones en obras, entre las que estaban pendientes de ejecución parte de la rehabilitación de Can Weyler (1,5 millones no ejecutados) y el centro de fotografía Toni Catany (4,3 millones sin ejecutar).

Lo mismo ocurría con otro convenio similar, este de 2010, también para turismo: disponía de 20 millones del Estado, que llegaron de esa Madrid que nos roba, pero en 2015 Balears solo había sido capaz de ejecutar 2,9 millones. Los 17 restantes siguen pendientes de ser utilizados en el área de turismo. Y eso gracias a que el Estado ha aceptado prorrogar el convenio ya caducado, para permitir que Balears siga buscando en qué gastar 17 de los 20 millones acordados en 2010, originalmente previstos para habilitar refugios en la Tramuntana o recuperar el Castell de Santueri y la posada del monasterio de Bellpuig.

¿Sabrán usar la ecotasa?
La dificultad de los gestores políticos de las islas para impulsar los proyectos en los que invertir el dinero que sí envía el Estado enlaza con una cuestión de absoluta actualidad: si los distintos consellers de turismo de las islas se han mostrado durante seis años incapaces de sacarle partido a 30 millones enviados desde Madrid a través de dos convenios, ¿cabe confiar en que sabrán cómo emplear los hasta 70 millones que se recaudarán cada año con el Impuesto de Turismo Sostenible, esa nueva versión de la ecotasa?

Las dudas sobre la eficacia gestora no afectan solo a Turismo, ojo. Hay más consellerias que han recibido dinero y no han sido capaces de usarlo para lo que tocaba. En 2009 se firma con el Estado un acuerdo para que pongan 9,5 millones para un “Complejo Balear de Investigación”. En los años siguientes las islas ingresan para ello 9,5 millones, pero transcurridos siete años solo han podido ejecutarse 4,2 millones.

Más sangrante es otro caso, también de innovación, asunto que suele servir a todos los partidos políticos para hablar de la necesidad de apostar por nuevos sectores como el tecnológico. Pues bien, en 2009 otro convenio otorga a Balears y su Govern 7 millones para instalar una red de fibra óptica. El dinero se transfiere. Al cierre del informe de Sindicatura se habían gastado 230.000 euros de los 7 millones captados de Madrid. Otro tanto de lo mismo pasa con 4 millones transferidos en 2010 para crear “una plataforma logística de distribución turística”, obra de la que se han ejecutado solo 332.000 euros. Y esos ya son más que los exactamente cero euros gastados en el “centro de innovación BIT de Menorca”, siete millones que llegaron sin que la obra hubiera visto un céntimo en abril de 2015, al cierre del informe de Sindicatura,

El dinero cancelado por Rajoy
Aunque no todo se hizo mal en las islas. De hecho, de los 25 convenios firmados, todos ellos en tiempos de Zapatero, trece se han completado con éxito y al 100%. Gracias a esos acuerdos Balears se ha beneficiado de inversiones del Estado por valor de 166 millones. Otros doce siguen en cambio en el limbo. Por fortuna para las islas, la mayoría de los convenios en los que el dinero ha llegado y no se ha usado están prorrogados, con lo que el Govern actual no perderá el dinero que dejaron de ejecutar los gobernantes anteriores. La mala noticia viene de los acuerdos que más inversión suponían, caso de los 386 millones pendientes de recibir del convenio de ferrocarril, que ya no llegarán nunca: el Gobierno Rajoy canceló el acuerdo.

Perdidos esos millones, el Estado aún debe a las islas 113,5 millones de convenios vigentes, recalca la Sindicatura, que detalla que las entregas están pendientes de que el Gobierno central asigne presupuesto. Que es mucho esperar viendo los antecedentes de un Estado que se comprometió a invertir 2.800 millones en Balears en seis años y concluido el plazo ha enviado por convenios solo 359,7 millones, mientras canalizaba en obras directas de ministerios otros 391 millones. Es decir, en solo seis años, esa Madrid a la que todos los partidos políticos de las islas acusan de maltrato le ha hurtado a las islas más de 2.000 millones en obras que, muy probablemente, las islas nunca verán.

El principio de todo: 25 convenios firmados con Zapatero, solo 13 completados y pagados
Durante el segundo mandato del presidente José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), el Estado y el Govern, entonces presidido por Antich (PSOE), llegaron a 25 acuerdos para inversiones en Balears por valor de 859 millones. De esos programas solo se completaron y pagaron trece. Otros doce están a medias o directamente fueron cancelados a partir de 2012 por el Gobierno de Rajoy (PP), con el que no se firmó ningún convenio más. Al final, de 2.800 millones debidos por estatutarias solo 859 se convirtieron en proyecto, y apenas 359 se pagaron.

Font: MADRID NO SOLS ENS ROBA, ENS OFEGA I A SOBRE NO... - Cercle Mallorquí de Negocis
Publica un comentari a l'entrada